29 noviembre, 2011

MARATON DONOSTIA 2011








Noviembre 2008. Acabo mi décimo maraton y decido no correr mas maratones. Durante estos 3 años me he dedicado a correr un par de días por semana y a jugar pachanguitas de futbol los Domingos. Durante estos 3 años he tenido 2 esguinces de tobillo y una rotura del 5º metatarsiano jugando al futbol, jeje, pero llega el 2011 y me vuelve a picar el gusanillo del maraton, en abril empiezo a meter 4 días+futbol y a partir de septiembre ya solo tengo en la cabeza el maraton deportivamente hablando, claro.







27 Noviembre 2011, me planto en la salida con la idea de volver a disfrutar de correr un maraton, me encanta esta prueba, ni medias, ni 10000, el maraton es otra cosa, las sensaciones que se viven son totalmente diferentes y vosotros los que lo habeis corrido lo sabeis. La idea es salir con el grupo de 3:15 y ver que tal, salgo muy atrás y cuando cojo al grupo ya es el Km5. Vamos unos cuantos compis de entreno pero ellos, muy impacientes se van del grupo, decido quedarme voy muy cómodo y se que lo malo está mas adelante. Los kilómetros pasan y la media la pasamos en 1:37:04, la liebre está haciendo bien su trabajo.Por el km24 paso por Anoeta y ahí está mi gente esperando, es el mejor momento por verles y el peor momento y unico que paso malo, me vienen a la cabeza malos recuerdos que enseguida borro, me pego un chute de gel y parece que le doy la vuelta, sigo metido en el grupo y en el km 31 la liebre desaparece, siempre que pasa esto empieza el salvese quien pueda y tiro con el grupo marcando kilometros entre 4:25-4:30, el el km 38 cojo a mis compis de entreno que se fueron al principio y llegamos los 4 juntos a meta en 3:11:49. La sensación es que en este maraton no he visto al tío del mazo y me lo he pasado de cine. He vuelto a ser maratoniano

2 comentarios:

Pablo Ignacio de Ossorno dijo...

Enhorabuena Joserra, yo también he estado 3 años retirado de los maratones y volví el mismo día que tu, aunque en Valencia.

Gran carrera como acostumbrabas, no has perdido ni clase ni fuerza.

Pablo Ignacio de Ossorno dijo...

No se por qué sale el nombre de mi hijo, he sido yo (scop)

Un abrazo